Álvaro Quispe

Docente universitario.

Propuestas para el Perú Joven del Bicentenario

En una semana más, alrededor de 6 millones de jóvenes peruanos van a elegir a quien va a conducir el país, su volumen electoral es determinante pues representa a casi un tercio del padrón electoral nacional. Y su gravitación demográfica constituye una población de casi 8.5 millones de individuos comprendidos entre las edades de 15 a 29 años. Por ello es importante que los jóvenes formen parte de la agenda del futuro gobierno, y, fundamentalmente, que se impulse y fortalezca las políticas públicas hacia ellos. El Perú del bicentenario abraza el reto de renovar la política y modernizar el Estado, y los jóvenes tienen un rol protagónico para generar un cambio. Bajo estas ideas, el presente artículo tiene el objetivo de actualizar propuestas y plantear nuevas iniciativas, que puedan efectuarse rápidamente desde el poder ejecutivo que se instalará a partir del próximo 28 de julio. Es importante, contextualizar que la crisis sanitaria de la Covid-19 ha generado no solo la pérdida dramática de vidas humanas, sino también desempleo y aumento de la pobreza. La población joven ha sufrido los estragos de la pandemia pues de acuerdo al INEI el 24% de ellos perdió su empleo. Asimismo, según cifras del Ministerio de Trabajo, hay un alarmante aumento de los “ninis” (ni estudia, ni trabaja), que representan más de un millón de jóvenes. A continuación revisemos propuestas de la agenda joven.

Programa “Empleo Joven por Impuestos”, propone que las empresas que creen un empleo para una persona entre los 18 y 29 años de edad, sin despedir a ningún trabajador que forme parte de su planilla, se les brinde descuentos en sus tributos para que estos se destinen a cubrir la CTS y seguro de salud para la nueva plaza laboral juvenil. De este modo se generará un promedio de 150 mil empleos para jóvenes con derechos laborales que tendrán capacidad de consumo y gasto interno. Por otro lado, sabemos que hay miles de jóvenes que son padres de familia o sostienen su hogar, que carecen de competencias académicas y técnicas, y que necesitan un ingreso con urgencia. Una alternativa de empleo temporal son los “Núcleos Ejecutores Juveniles”, que consiste en la realización de obras de infraestructura básica, es decir, pequeñas obras que serían administradas y ejecutadas por jóvenes a través de estos núcleos en alianza con las municipalidades y gobierno regionales, se proyecta crear cerca de 100 mil empleos temporales y desarrollo para su comunidad.

Otra problemática es que existen miles de bachilleres de universidades públicas o egresados de institutos técnicos que no pueden costear su titulación. Una propuesta para cubrir este vacío es la creación del programa “Juventud Profesional”, a fin de apoyarlos con el financiamiento total (por única vez) del costo para obtener su título profesional universitario y técnico, con el requisito previo de un voluntariado en un organismo público vinculado a la ejecución de programas sociales o servicios públicos.

La participación política y social de la juventud es importante y con esto se impulsa la renovación de la administración pública, una respuesta a esta expectativa es la figura del “Gobernador Joven”. Sobre esta propuesta debo explicar que el poder ejecutivo tiene a su cargo, a través del Ministerio del Interior, la designación de más de 2000 autoridades políticas (gobernadores regionales, provinciales y distritales) que representan al Presidente de la República. El nuevo gobierno puede normar que un 50% de las designaciones de autoridades políticas correspondan a jóvenes en el rango de 18 a 29 años de edad, de esta manera tendremos a 1000 jóvenes supervisando las políticas, obras y programas del gobierno que se desarrollen con transparencia y celeridad, acercando el Estado al pueblo.

Otra forma de promover la participación de la juventud es su inserción en el Presupuesto Participativo, que es un instrumento de política y de gestión de desarrollo local y regional. ¿Y qué es lo que se propone? Pues incluir un porcentaje del presupuesto participativo asignado a las municipalidades y gobiernos regionales para ser concursado exclusivamente por organizaciones y asociaciones de jóvenes, en proyectos de infraestructura o desarrollo de capacidades. De este modo empoderaremos la asociatividad juvenil y generaremos una suerte de “presupuesto participativo joven”.

Por otro lado, es importante que las políticas públicas de juventud se articulen a la gestión municipal, en ese escenario, el Ministerio de Economía viene desarrollando de manera eficiente el Programa de Incentivos Municipales que tiene por objetivo contribuir a la mejora de la gestión de los gobiernos locales y acercar a los entes rectores de las políticas sectoriales del gobierno nacional a los gobiernos locales. En tal sentido propongo la inclusión del componente “juventud” en el programa de incentivos para la planificación y promoción de políticas locales hacia los jóvenes, y que intervengan en temas estructurales de salud, educación, participación y empleo en el marco de las competencias municipales.

Relanzar el emprendimiento joven, un aspecto a resaltar es que, en pleno escenario de pandemia, miles de peruanos han iniciado un negocio por primera vez, de ellos un gran porcentaje son jóvenes. Una apuesta importante es la creación del sistema funcional de “Emprendimiento e Innovación Juvenil”, bajo la rectoría del Ministerio de la Producción y con la participación de otros sectores y organismos públicos. Este sistema concentra y focaliza la promoción, el fortalecimiento normativo, la asistencia técnica y financiera para las MYPES que constituyan los jóvenes, incluyendo los emprendimientos digitales “startups”, que son empresas innovadoras tecnológicas, asimismo, se complemente con la aplicación y uso intensivo del comercio electrónico.

A esto débenos sumar programas diferenciados de consejería en salud sexual y reproductiva, para evitar el embarazo adolescente y, además, programas de salud mental comunitaria para combatir los cuadros de depresión y ansiedad que muchos jóvenes padecen durante la crisis sanitaria de la Covid-19.

Finalmente, es importante hacer una Encuesta Nacional de la Juventud, teniendo en cuenta que desde hace 10 años no existe un estudio pormenorizado que nos brinde una lectura integral y caracterizada de la población joven, para la formulación y evaluación de las políticas públicas, así como el diseño de programas y proyectos en materia de juventud.

Todas estas propuestas precisan, ante todo, de voluntad y decisión política, porque existe evidencia que han funcionado en diversos ámbitos de la gestión pública. Un gobierno incluyente y participativo debe crear las condiciones para poner en marcha una agenda que brinde oportunidades y derechos al Perú joven del bicentenario. ¡Jóvenes y gobierno a la obra!

¡Comenta con tu Facebook!
Print Friendly, PDF & Email

También te puede interesar

Últimas Noticias

Procuraduría pide que Palacio de Gobierno informe sobre las reuniones en Breña del presidente
30 de noviembre de 2021
Reportan incendios en Miraflores y en San Martín de Porres
30 de noviembre de 2021
Pedro Castillo: “En mi domicilio solo he recibido visitas de carácter personal”
30 de noviembre de 2021
Laboratorios trabajan en vacunas para la variante Ómicron
30 de noviembre de 2021
Avelino Guillén: “Esperemos que se haga una investigación rigurosa”
30 de noviembre de 2021
Vizcarra pide a APP y Perú Libre decir públicamente que “hicieron una alianza” para gobernar
25 de noviembre de 2021
Send this to a friend